Introducción a la Filosofía con Niñxs

por | 18 Abril, 2017

Nuestras colegas Sabrina Coscione y Victoria Falke comparten una introducción a la Filosofía con Niñxs, a la que seguirá la publicación semanal de recomendaciones de libros para disfrutar con lxs más pequeñxs.

 

Hay diversas maneras de entender la Filosofía como disciplina y de encarnar su práctica. Hablamos justamente de “encarnar” porque el desafío que nos proponemos al hacer Filosofía con niñxs es filosofar con lxs chicxs, es reflexionar e interrogarnos colectivamente. Desde allí, concebimos a la filosofía en un entrecruzamiento de la infancia y el tiempo: no pensamos a lxs niñxs como adultxs potenciales, sino que los colocamos en el centro como agentes de pensamiento, como plenos cuestionadores. Siguiendo a Walter Kohan, nos interesa ver el tiempo de la infancia como un modo de preguntarse, de extrañarse sobre el mundo, y no como una etapa de la vida.

La “Filosofía para niños” (Philosophy for Children) surge de modo programático a fines de los años 60 en Estados Unidos, por iniciativa de Matthew Lipman, un profesor de Lógica preocupado por las grandes dificultades que presentaba a sus estudiantes el aprendizaje de la materia. En ese contexto, entendió necesaria la preparación en Filosofía desde edades más tempranas donde lxs niñxs pudieron adquirir de manera más sólida ciertas habilidades de pensamiento. Se dedicó entonces a la escritura de “novelas filosóficas” que abordan diversos temas “clásicos” de la tradición de la historia de la filosofía occidental y están dirigidas a los distintos rangos etarios de lxs estudiantes. Además, focalizando en la educación a través de este programa, acompañó los textos con un manual de aplicación para guiar el trabajo docente con cada libro.

 
Foto 1. Taller Grupo El Pensadero. Festival “Villa María vive y siente 2016” (Córdoba)

Otro eje importante en la propuesta de Lipman fue su reivindicación de la democracia a través de la formación de lxs niñxs para que sean buenxs ciudadanxs en su adultez, capaces de argumentar sólida y racionalmente sus posiciones. El programa tiene como objetivo desarrollar tres tipos de pensamientos de los que puedan valerse en el futuro: crítico, creativo y cuidadoso (con lxs otrxs). Y en ese contexto, el rol docente se corre de la centralidad de la palabra, ocupando un lugar de moderador o coordinador de las intervenciones de lxs niñxs.

Retomando los ejes que mencionábamos al inicio, podemos notar que el presupuesto que está detrás de la concepción lipmaniana, es el de lxs infantes como potenciales adultxs que pueden vivir en democracia. Es decir, que no hay un foco en el aprendizaje o la formación filosófica de lxs niñxs en sí, sino en la adquisición de habilidades que puedan utilizar más adelante: que puedan aplicar esos conocimientos para ser rectxs ciudadanxs democráticxs cuando sean adultxs.

Con el paso del tiempo, en los años 90, varixs argentinxs se interesaron por el programa de Lipman y resignificaron su legado de distintas maneras. Aquí nos interesa resaltar particularmente la figura de Walter Kohan, filósofo y educador argentino que elaboró su propuesta de “Filosofía con niños/as” a partir de ciertas críticas a esas implicancias ideológicas que contenía la propuesta antecesora.

Kohan centra su reflexión en torno al pretendido alcance universal del programa de Lipman, específicamente pensando en el contexto de América Latina. Considera que no es posible “importar” la práctica de ese programa en nuestro suelo, ya que las diversidades sociopolíticas conforman subjetividades complemente diferentes. Vale destacar que el propio Lipman estuvo de acuerdo con esta observación y aceptó que cada localización de su programa debería tomar en cuenta las particularidades del lugar. Kohan se radicó en Brasil y emprendió su propia experiencia con una dirección emancipatoria patente en una fuerte incursión en la educación pública de dicho país y en la apropiación de autores europeos como Deleuze, Derrida y Foucault, Rancière, tanto como locales: el subcomandante Marcos y Simón Rodríguez, entre otros.

Además, amplió el horizonte de los recursos interesantes para trabajar con lxs niñxs, yendo más allá de las novelas filosóficas y promoviendo una experiencia más afectiva y vivencial de la filosofía; no tanto el entrenamiento para un “buen” pensar que consolide un recto ejercicio de la ciudadanía democrática en el futuro. Él priorizó movilizar ciertas disposiciones filosóficas, transitar experiencias colectivas que irrumpan en las concepciones naturalizadas que lxs propixs niñxs traen consigo. Buscó incentivar la producción de pensamiento autónomo de lxs infantes para que experimenten el ejercicio del diálogo y la pregunta filosófica como un modo de compartir y encontrarse con otrxs.

Foto 2. Taller Grupo El Pensadero. “La noche de la Filosofía 2016” (CABA).

Son muchos y variados los temas que pueden trabajarse desde la Filosofía con Niñxs y los modos de hacerlo. A partir de la semana que viene, desde RedAMEF compartiremos una serie de recomendaciones de títulos para leer junto con lxs más pequeñxs y seguir filosofando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *