Filósofas en el cine: La séptima morada (Marta Mészaros)

por | 2 Diciembre, 2016

esLa séptima morada, basada en la vida de Edith Stein (Marta Mészaros)

Esta película de 1996 se basa en la biografía de la filósofa alemana Edith Stein, nacida en el seno de una familia judía en la entonces ciudad alemana de Breslavia (hoy Polonia) en 1891.

Stein realizó sus estudios universitarios en la Breslavia, Gotinga y Friburgo. En 1917 se doctoró en Filosofía bajo la dirección de Edmundo Husserl. Su tesis doctoral Sobre el problema de la Empatía fue aprobada ‘Summa Cum Laude’. Edith Stein fue asistente de Edmund Husserl junto a Martin Heidegger. Ambos compilaron las Lecciones de fenomenología de la conciencia interna del tiempo, una de las pocas publicaciones en vida de su maestro.

Edith Stein vivía en la casa de la familia Husserl y oficiaba de enfermera de uno de sus hijos heridos de guerra. Cuenta Rüdiger Safranski que “Husserl no podía entender que sus discípulos vivieran además en otros mundos y estuvieran inmersos en otros asuntos. A su asistente personal, Edith Stein, le decía con toda seriedad que había de permanecer a su lado hasta que ella se casara. E incluso le aconsejaba que se buscara un marido entre sus alumnos y, llegado el momento, afirmaba, el hombre escogido podría ser también asistente. Y, ¡quién sabe!, quizás también los niños podría ser fenomenólogos…” (1)

Edith Stein no pudo acceder a una cátedra en Friburgo por ser mujer. Cuenta Georgina Aimé Tapia González que “a pesar de haber sido reconocida como brillante en el trabajo filosófico, fue rechazada al opositar a una cátedra universitaria, el mismo Husserl votó en contra de su petición, argumentando que ese puesto era más apropiado para alguien como Martin Heidegger o Roman Ingarden, pues ella era mujer y terminaría por contraer matrimonio y tener hijos. Nuestra filósofa siguió opositando a cátedra en distintas partes, pero en todas le fue denegada bajo el pretexto de que hasta ese momento ninguna mujer había accedido a ello. Ante tales circunstancias, Stein dirigió una solicitud al Ministerio Prusiano de Ciencia y Educación, reclamando el reconocimiento de la igualdad de derechos entre mujeres y varones para ocupar cátedras universitarias. El ministro da la razón a Stein, y a continuación en una circular del Ministerio confirma la igualdad de derechos de las mujeres en el mundo académico. No obstante, la cátedra le sería inaccesible: primero por ser mujer y después por ser judía.” (2)

En 1921 se convirtió a la fe católica y recibió el bautismo en 1922. En 1932 ingresó en el Carmelo de Colonia donde tomó los hábitos como monja carmelita. A finales de 1938, a causa de la persecución de judíos, se ocultó en el Carmelo de Echt en Holanda. En 1942 fue detenida por la Gestapo y murió en las cámaras de gas del campo de exterminio de Auschwitz el 9 de agosto de ese año. En 1987 fue beatificada por Juan Pablo II y en 1998 el mismo papa canonizó a la judía, filósofa, monja, mártir y beata Teresa Benedicta de la Cruz de la Orden del Carmelo Descalzo, en la Basílica de San Pedro en Roma.


(1) Safranski, R. (2010), Un maestro de Alemania. Martin Heidegger y su tiempo, Buenos Aires: Tusquets, p. 109

(2) Tapia González, G.A. (2009), “Edith Stein y Simone de Beauvoir: filosofía, feminismo y experiencia vivida” en Investigaciones Feministas, Vol. 0, 137-150

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *